Viuda e Hijas de Roque Enroll

Cuenta la leyenda que cuando el pobre Roque Enroll murió, sus mujeres e hijas se juntaron y formaron un grupo.

 viudaehijasderoqueenroll.jpg

¿Cómo?

Los que escuchan radio habitualmente habrán pescado alguna vez ese tema que dice “Fondo… monetario internacional… fondo… monetario internacional…” en el coro y que está cantado (e interpretado) por un grupo de mujeres. Pues bien; se trata de Las Viuda e Hijas de Roque Enroll, quienes comenzaron a dar señales de vida por los escenarios porteños y editaron un LP hace algunas semanas.

“Viudas…” está compuesto por Mavy Díaz en voz, María Gabriela Epumer en guitarra, Claudia Sinesi en bajo y Claudia Ruffinatti en teclados, a las que se suman Andrea Alvarez en batería y Marcelo Huertos en teclados, estos dos últimos con carácter de invitados.

Con Mavy charlamos y nos dijo:

María Gabriela y Claudia Sinesi estaban en un grupo de chicas que se llamaba Rouge y yo estaba en otro llamado Globo. Somos amigas desde hace mucho y siempre tuvimos la idea de juntarnos. Cuando se separaron ambos grupos comenzamos a ensayar juntas, a componer temas, y así nació Viudas. Eso fue para fines del año pasado. En marzo nos presentamos en la Productora Abraxas, le gustó nuestro material, grabamos el disco y aquí estamos.

La grabación fue algo sorpresiva para nosotros porque salió antes de lo previsto. Por eso tuvimos que armar todo rápido. Llamamos a algunos arregladores para que nos ayudaran, entre ellos, Lucio Mazaira, Roberto Merise y Marcelo Elson. Yo arreglé las voces, a las que le dimos un toque muy años 60’s.

¿Qué temas trae el LP?

Los temas de difusión son “Estamos tocando fondo” y “Bikini de lunares amarillos”, que fue un hit en los 60 y nosotros le pusimos la letra en castellano. Además hay temas de amor, de protesta, como “Carolina Amoníaco”, “El popourr픑, “Te encargo mi modernidad”, “El templo del azulejo”. Son temas que hicimos entre todas.

¿Hay algo en los temas que identifique que se trata de un grupo de mujeres?

Hay algunos temas que tocan la temática femenina pero con ironía. No somos feministas ni nada. De alguna manera tomamos personajes femeninos que, por ser mujeres, podemos describirlos mejor. Es la problemática adolescente y adulta tomada en serio sólo que con un lenguaje divertido y palabras corrientes. Nuestra licencia poética es simplemente el lenguaje que utilizamos a diario.

¿Hay alguna influencia con grupos femeninos como las Go-Gos, por ejemplo?

No, te lo digo con sinceridad. En general la gente que admiramos son hombres. Además no hay muchos grupos de mujeres. Nosotras no estamos juntas para-hacer-un-grupo-de-mujeres, sino que somos los músicos con los que , más nos gusta tocar. Es una coincidencia que todas seamos mujeres.

 ¿Tienen algún impedimento de tipo técnico?, ¿Cosas que no puedan hacer o, que digan hasta acá llegamos?

No. Todas somos músicos profesionales. Antes de este grupo todas las chicas trabajamos como músicos profesionales, sesionistas, o lo que sea. Somos músicos comunes, como los varoncitos; sólo que usamos corpiño.

Claro, que haya cantantes no es tan raro. Pero por ejemplo con la batería han tenido problemas. (El LP lo grabó el ex-baterista de La Torre, José Morelli).

Es difícil conseguir. Por suerte ahora está Andrea que es una excelente baterista, mejor que muchos pibes. Pero nosotras no queremos que porque sea mina esté ahí, tipo Los Angeles de Smith; no. Tiene que ser buen músico. Por eso nos costó tanto conseguir baterista.

¿Cómo piensan encarar los shows?

Estuvimos todos los vienes de noviembre en la Esquina del Sol, después nos vamos al interior. En enero hacemos Punta del Este y en febrero la costa. Por suerte, tenemos bastante laburo. El show es una cosa desopilante. Jugamos mucho con la cosa visual; hay vestuario, luces, escenografía, coreografía A todas nos interesa trabajar el espacio y la cosa corporal.

¿Por qué creés que hay todo ese revival de la década del 60?

Mirá, nosotras somos admiradoras de la década del 60. No sólo por la música sino por toda la revolución cultural que hubo en esa época.

¿De qué estilo? ¿El neoyorquino, el inglés, el de San Francisco …?

Nosotras utilizamos un poco la influencia centroamericana en la música de rock en esa época, el latin-rock y eso. Es un estilo riquisimo. Inclusive la cosa del humor que tuvo esa época. Los tomamos como cosas que nos movilizan, pero por supuesto le pusimos un toque actual.

Para vos, ¿la gente está preparada acá para el humor y ese tipo de cosas?. Muchas veces se ríen al principio pero luego empiezan a poner barreras.

La gente tiene muchas barreras, sobre todo en Buenos Aires. Hay muchos prejuicios acerca del lenguaje que vos utilizás en el escenario. Estamos acostumbrados a la cosa pálida, al qué-mal-nos-va-loco, y por eso no culpo a la gente. Pero nosotras estamos podridas; y aunque no nos creas nuestros temas también tienen cosas de protesta; sólo que en lugar de ser para abajo son para arriba Creemos que se puede decir de todo pero con un poco menos de pálida. Y la gente se tiene que acostumbrar a eso. Estoy segura de que alguna vez nos van a tirar botellas y naranjazos, pero no nos da miedo. Es un proceso largo. Si nos tiran naranjazos a nosotras, paciencia. Lo importante es que no le tiren naranjazos a las generaciones futuras.

¿Te parece que hay grupos que están trabajando para eso?

Sí, totalmente. Inclusive Fito Páez es un tipo que hace las cosas en serio, pero no es para nada solemne; es serio, pero éI es bien 80´s y no es solemne. Por supuesto, también están los Twist o Los Abuelos que ya son otra cosa. La buena música para ser divertida no tiene por qué ser necesariamente mala. Acá tenemos un montón de encasillamientos, y lo bueno sería que empecemos a dejarlos de lado.

Marcelo Gasió, Revista Rocker, diciembre 1984.

viudaehijasderoqueenroll.jpg

Si en la década del 80 ha existido un verdadero fonómeno musical y social que se inscriba dentro del rock nacional, ese es el que provocó Viuda e Hijas de Roque Enroll. Desde que irrumpieron en la escena local, a mediados de 1984, el conjunto femenino intergrado por Mavy Díaz (voz), María Gabriela Epumer (guitarra y voz), Claudia Sinesi (bajo y voz) y Claudia Ruffinatti (teclados y voz) se supo ganar la aceptación incondicional del público, tanto adolescente como adulto. Viuda llegó al primer puesto de ventas de discos y consiguió la mayor cantidad de actuaciones posibles. Cerrando con un lleno absoluto en el estadio Luna Park.

Todo empezó cuando en 1983 se produjo la disolución definitiva de Rouge, la primer banda de rock conformada íntegramente por mujeres. En ese momento, María Gabriela Epumer, que había formado parte de esa experiencia, se propuso armar nuevamente una banda con similares características. Posteriormente, en diferentes ocasiones y gracias a la colaboración de distintas personalidades del ambiente musical, Epumer tomó contacto con el resto de las chicas que se necesitaban para darle color al proyecto. Así aparecieron Mavy Díaz, las dos Claudias Ruffinatti y Sinesi (ésta última también había formado parte de Rouge) y una quinta integrante, Andrea Alvarez (batería), quien participó en el proyecto durante muy poco tiempo. Junto a las Viudas, que tocan guitarra, bajo y teclados, se desempeñan normalmente en escena tres músicos invitados. Marcelo Huertas (teclados) y Rolo Rossini (batería), actúan con el grupo casi desde sus comienzos. Al principio el puesto de Rossini estaba cubierto por Andrea Alvarez, pero por muy poco tiempo, ya que ésta se desvinculó de la banda a escasos meses de su formación debido a motivos personales. El otro músico invitado es Gonzalo Palacios, más conocido como El Gonzo, y se encarga del saxo alto. Su extenso curriculum, a pesar de su corta edad, lo signan ya como uno de los mejores ejecutantes de dicho instrumento en nuestro medio. Y en una participación especial, se encuentra Adriana Fink quien intervino en el recital del Luna Park y las presentaciones del mismo show en el interior del país tocando saxo tenor en 1986. Juntas se presentaron a un productor que conocían y desde ese momento la novel propuesta se hizo realidad. Antes deliberaron durante varias semanas para encontrar el nombre adecuado a la formación. Jugando con las palabras rock and roll llegaron a crear la frase que hoy las identifica.

Desde el punto de vista musical, Viuda e Hijas de Roque Enroll se destacó desde un principio por su desparpajo, su frescura y su temática divertida. Junto con el advenimiento de la democracia surgieron las ganas de no tomarse todo tan en serio o, por lo menos, con una cierta dosis de alegría. Justamente el grupo supo captar esa necesidad que emergía con la nueva época y por eso tuvieron rápidamente su primera oportunidad. “Como tenían miedo que hiciesemos un bochorno nos mandaron a hacer nuestro primer show a Capitan Sarmiento, pero luego pasamos a La Esquina del Sol donde metimos quinientas personas. No lo podían creer. De ahí en más no paramos” (Claudia Sinesi).

Al principio fueron juzgadas como facilistas, frívolas y libertinas pero,a medida que las cabezas, predominantemente masculinas, se fueron abriendo hacia lo que se venía, la onda revival de las Viudas consiguió el permiso social necesario como para propagarse por todos los boliches capitalinos.

Entonces, obtenido ya el consenso necesario, accedieron a la grabación de su primer álbum , el que llevó por título el mismo nombre del grupo .Y, en cuanto este empezó a ser difundido por la radio, hacia fines de octubre del 84, varios de sus temas pasaron a formar parte del cancionero popular. Algunos como “Potpourri (Olla podrida)” o “Te Encargo mi Modernidad” se convirtieron en favoritos, siendo “Bikini a Lunares Amarillo Diminuto, Justo Justo” elegido mayoritariamente como el más singular de la aquella propuesta.

Con la buena venta del álbum no quedaron dudas de que la música nostálgica, emparentada con el twist y otros ritmos de la década del 60, era “la música del momento”. Y su concepción estética, es decir, su vestuario y su forma de maquillarse, si bien no coincidía estrictamente con lo que estaba de moda, resulto sumamente llamativa y divertida. Pero, a pesar de que se encontraban en un buen momento de su carrera, Viudas tenía mucho más para mostrar. Recién el año siguiente y luego de haber dado un vuelco más o menos profundo en su propuesta musical y estética, las Viudas llegarían a obtener el reconocimiento absoluto.

Hacia mediados del 85, la banda ingresó en los estudios nuevamente para registrar su segundo álbum. En el más absoluto secreto, las Viudas se ocuparon durante casi dos meses de darle color a la redefinición de su propuesta musical sin saber a ciencia cierta cuales serían los resultados finales.

Cuando por fin apareció el disco hacia fines del 85 titulado “Ciudad Catrúnica”. El misterio creado se desvaneció y dio paso a un producto explosivo, conformado por elementos del género pop y diversas connotaciones sexuales registradas en sus letras. Si el primer disco fue muy apurado, el segundo fue hecho con mucha fuerza y con una cierta maduración. Hacer porno pop, como se le llamó, fue una forma de adhesión al destape vigente. Las chicas no solo se divertían sino que divertían a miles de personas.

A continuación, el disco fue irradiado insistentemente y uno de sus temas, “Lollipop” se erigió en hit absoluto. El álbum trepó rápidamente los rankings de ventas llegando a las 200.000 copias y se colocó cómodamente en el primer puesto. Paralelamente, fueron requeridas permanentemente para trabajar en todos los boliches, discotecas y clubs de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. También aparecieron periódicamente en programas de televisión y en cualquier acontecimiento artístico importante.

Fue en el verano que el fenómeno Viudas llegó a su punto máximo. Realizaron una extensa e intensa gira por la costa atlántica y se convirtieron en el grupo que más shows realizó durante la temporada. Siguieron primeras en los rankings de ventas y participaron en una película. El film se llamó “Te amo” e intervinieron como las Viudas, oportunidad en que interpretaron los temas “Hawaian II” y “Lista de Casamiento”.

Luego el fenómeno se extendió superando todas las barreras posibles. Pero si el fenómeno Viuda e Hijas de Roque Enroll resultó contundente desde el punto de vista musical, mucho más lo fue desde el social. En ese momento fue el único grupo conformado por mujeres que, en muy poco tiempo, llego a derribar las barreras del machismo argentino y ser aceptadas no solo por los hombres sino también por las mujeres.

Contrariamente a lo que esperaba en un principio, la propuesta de las Viudas copo a los chicos y chicas de seis a doce años. Y, en segundo lugar a sus padres, es decir, a los adultos de treinta años en adelante.

Realizaron exitosas presentaciones por todo el país. Y como si esto fuera poco, llenaron el Luna Park. Luego de este éxito, al año siguiente editaron su tercer álbum “Vale Cuatro”, que aunque vendieron 66.000 copias fue un fracaso a nivel comercial porque la companía, Interdisc, entro en convocatoria de acreedores. Las Viudas perdiendo asi todo el apoyo económico para su difusión y atadas al contrato que habían firmado se quedaron con el cuarto disco en puerta y sin poder tocar.

A partir de ese acontecimiento Las Viudas comenzarían uno de sus peores momentos. De abogado en abogado, con una cantidad de cartas documento y demás dejaron de tocar. Con el tiempo, casi sin darse cuenta, el grupo, por decirlo de alguna forma, se disolvió.
Cada una de las integrantes decidieron cambiar el rumbo de sus vidas y así comenzaron sus propias búsquedas, dejando al menos por un tiempo, lo que hasta aquel momento fueron, Las Viudas.

Pasados los años se siguieron editando varios discos que, en su mayoría, recopilan sus éxitos, como por ejemplo: “El Album” y “Oro”. Pero como era necesario, tanto para ellas como para sus fans, sólo pasaron 10 años hasta que se produjera el tan esperado reencuentro con las tablas y los aplausos de sus seguidores. Y en 1995 volvieron las ropas y adornos kitsch, pero de alguna forma un poco más cambiadas, tanto como esos adolescentes que ahora eran personas de unos 25 años y que no las habían olvidado ni a ellas ni a sus canciones.

 Se presentaron en The Roxy el 14, 15 y 20 de Septiembre de 1995 superando cualquier espectativa. Fue realmente una fiesta rememorar sus viejos temas con la esperanza de tenerlas por mucho tiempo más. De las presentaciones en The Roxy, editaron su primer álbum en vivo con todos sus éxitos que llamaron “Telon de Crep”.

En esos años en Argentina se dio una especie de revalorización del Rock Nacional, sobre todo de los 70’s y 80’s. Un ejemplo de esto fue que una importante cadena de ventas de CD saca para 1997 una tira de esos grupos donde (obviamente) estaba uno de Las Viudas, era el primer disco de Viuda e Hijas de Roque Enroll ¡Por fin editado en CD! (para aquellos que el winco ya no les funcionaba). La edicion llevaba el nombre de: “Libre Acceso – Viuda e Hijas de Roque Enroll- Con Esta Banda no Hay Historia”. Otros grupos que figuraban en esta edición fueron Almendra, Virus, etc.

Extraido de una pagina bastante completa con mucha información de Viuda e Hijas de Roque Enroll.

3 comentarios to “Viuda e Hijas de Roque Enroll”

  1. Fernanda Guzman Says:

    Hola! me gusta mucho el video de un bikini a lunares amarillos! pero no encuentro la forma de conseguirlo, me gustaria si ustedes me lo pudieran conseguir, se los agradeceria mucho, gracias desde ya!

    Fernanda Guzman

    PD: ahi les deje mi mail, si lo consiguen por favor haganmelo saber!

    GRACIAS!

  2. amooooo a estas tipas son mis idolas son unas grosas las amoooo!!!!!!!

    http://www.metroflog.com/la73compulsiba

    http://www.fotolog.com/nenamaldita73

  3. me encanta su bandaaaaaaaaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: