“Soy el Lado Tierno de Charly García”

 

Lunes 24 de febrero de 2003, Claudio Vergara La Nación.

Durante los ’90, Charly echó a todos sus músicos, menos a María Gabriela Epumer, la guitarrista que representó su cable a tierra en los momentos más complejos del artista.

Se conocieron en 1993, tras un show en que ella guitarreaba en la banda femenina Viuda Hijas de Roque Enroll, y no se separaron más. María Grabiela Epumer se transformó en el lado B de Charly García, en el cable a tierra que Fito Páez le buscó durante años y que ya celebran una década de intensa simbiosis personal y creativa, siendo la integrante que más tiempo ha militado en la cambiante banda del trasandino.

“Es que hemos logramos una relación muy especial, algo de equilibrio y respeto que se convirtió en nuestro mejor secreto para mantenernos juntos”, confiesa la guitarrista, graficando cómo la suma de ambas partes compensa sus personalidades: mientras ella es introvertida y prefiere no salir a improvisar tocatas, él no tuvo reparos en llegar la noche del viernes junto a Pedro Aznar a tocar al pub porteño House of Rock and Blues; mientras ella gusta del jazz, Charly recicla cada vez más un rock and roll sucio y añejo.

“Pero no es nada complejo trabajar con él. Soy mucho más perseverante y tranquila, mientras que él exterioriza cosas que yo nunca diría. Soy algo así como su lado tierno, aunque somos más un complemento musical. A mí me encanta el jazz, Miles Davis y todo eso, y él esta pegado en cosas clásicas, en los Beatles y las guitarras”, continúa Epumer.

CHARLY CELOSO

Por tanto, los celos de Charly son comunes cuando se tratan los proyectos paralelos de la guitarrista. Pese a que gran parte de su último disco solista, Perfume (2000), está inspirado e influenciado por García, los celos afloraron cuando la artista le comunicó que trabajará con dos músicos de fuste, Robert Fripp (King Crimson) y Richard Coleman. “Él siempre quiere estar atento a los músicos con los que yo trabajo”, agrega.

En contrapunto, Epumer es la más tranquila cada vez que el músico tiene algún arranque de última hora sobre los escenarios. Ella misma se encarga de asegurar que nunca ha experimentado una sensación de peligro en escena y jamás culpa a Charly de los escándalos ocurridos a fines de diciembre en Ecuador o de su inasistencia que tanto se habló en el encuentro Caravana por la Vida que se realizó en octubre del 2001 en el Estadio Nacional. “No me preocupa Charly sobre el escenario. No es peligroso para nada, él es más bueno que nadie. Lo demás es invento de la prensa”, concluye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: