Un Fenomeno que Vende sin Distinción de Edades

“Nos copa que los chicos nos hayan elegido, son ellos los que quieren que cantemos cosas como ´vení, revolveme el estofado”.

21/03/86

Un prontuario musical diría: son María Gabriela Epumer, soltera, 22 años, guitarra; Claudia Sinesi, soltera, 24 años, bajo; María Victoria “Mavi” Díaz de Amerisse, casada (y con un hijo de 9 meses), 24 años, voz, y Claudia Ruffinatti, soltera, 25 años, teclados.

También podría decir que llevan vendidas casi cien mil placas de su segundo elepé “Ciudad Catrúnica” y que lo presentarán el 4 de abril en el Luna Park. Las Viudas, cuatro chicas que invadieron un espacio tradicionalmente vedado a las mujeres, todavía tendrían mucho que confesar.

– ¿Qué tal es esta cuestión de “ser mujeres”, chicas?

María Gabriela: Es bárbaro.
Mavi: Genial.
Claudia Ruffinatti: Nos encanta, es lo más lindo del mundo.

– ¿Profesionalmente también?

M.G: Bueno…es duro.
C.R: Mujeres profesionales hay muchas, pero de repente una puede estar indispuesta y tiene que estar espléndida arriba del escenario. Es difícil encontrar un punto de equilibrio en el cual uno tenga un sitio para descansar y laburar. No te digo que nosotras lo hayamos encontrado, pero por ser un grupo unido y que se respeta, todavía tenemos la posibilidad de tener una vida privada, cambiar un pañal o antender a un muchcho en el zaguán de la casa. No es fácil.

– ¿Y los maridos y los novios se la bancan?

M.G: Nunca tuvimos novio.
Mavi: Pero tenemos galanes.
C.R: Yo tuve un novio el año pasado.
M.G: Es difícil encontrar la compañía exacta, que se la banque. Tiene que ser una persona que vuele mucho y muy alto.
Mavi: Superman (risas).

– Debe ser difícil entonces conseguir novio para una Viuda.

M.G: Claro. Hay quienes creen que nosotras nos bajamos del escenario y está la cola de galanes esperándonos. ¡Mentira! No hay nadie. Están mientras tocamos y nos tiran besos y todo. Pero después no quedan ni los loros. Es un desierto total.
Mavi: Nosotras somo mujeres, pero también somos músicos. Eso no quiere decir que saemos asexuadas; al contrario, somos bien sexuadas y muy femeninas. Nos encantan los hombres.
C.R: Somos machistas.

– ¿Machistas?

C.S: Sí, totalmente.

– ¿No será que detrás de todo esto hay una reivindicación feminista?

M.G: No, para nada. Nos encantan los galanes, que nos regalen flores y que nos abran las puertas. Yo soy mujer, okey… Pero también soy músico, y estoy entregada a mi guitarra, que es nueva y que la amo. Cuando no estoy en el escenario siento lo mismo que cualquier piba: me enamoro, me desenamoro, quiero que me lleven a pasear y que me cuiden.
Mavi: No nos gustaría que fuera derogado ninguno de los privilegios de la mujer.
C.R: Somos a la antigua.

– Dicen que son mujeres a la antigua, que les gusta que las mimen y todo eso. Pero por otro lado salen a vender cien mil discos en un medio donde la mujer cumple tradicionalmente otros roles.

Mavi: Es que el medio es contradictorio, no nosotras.

– ¿Y el medio las mira mal?

M.G: Ahora ya no.
Mavi: Al principio fue una cosa paradójica. Nos decían “¿Qué hacen así pintadas? ¿Para qué se visten? ¿Para tocar? ¿Bailan y cantan?” Y todo ese tipo de cosas. Después, como la aceptación del grupo fue inmediata, dejaron de romper con esas cosas.
C.S: Otra cosa que pasó fue que el espectro de público fue amplísimo: el papá, el nene y la almacenera.
C.R: Además, las viejas por la calle…se paran y te miran fascinadas. De una, uno es lo que acciona. Es obvio que no somos de esas chicas que hacen una vida tipo: ir a bailar el sábado a la noche y estudia comercial, pero tampoco fabricamos una imagen premeditamdamente para diferenciarnos del resto de las mujeres.

– Gran parte del público que escucha a las Viudas es adolescente. ¿Ustedes buscan deliberadamente llegar a ese público?

C.R: No, fue totalmente sorpresivo para nosotras porque en ningún momento nos propusimos un horizonte determinado. Apuntamos a un público joven desde el principio, pero en ningún momento dijimos “vamos a tocar para un público de tantos años”.

– Lo que pasa es que alguna gente, ante el éxito que ustedes tienen entre los menores, se preguntan: ¿las Viudas son aptas para mayores?

Mavi: Totalmente; reaptas para mayores. Esa fue una de las cosas que nos impresionó cuando tocamos por primera vez en un teatro. Hasta ese momento habíamos tocado solamente en boliches, donde el público es siempre de 18 para arriba y solo la mitad de los que van nos quieren escuchar; el resto va a bailar. En cambio, en el teatro nosencontramos con chicos de 6, de 12, de 16 y de 18 y con los viejos de 30 a 40. Faltaba la franja de 25 a 30 años.

Pagina de las Viudas 

2 comentarios to “Un Fenomeno que Vende sin Distinción de Edades”

  1. Muy bueno el blog! Queria hacerte una consulta a ver si vos podes ayudarme. Estoy buscando material de la Mixta. En lo posible fotos, porque estuvo Marcela Morelo y estoy armando su biografia. Podrias ayudarme? Es sumamente importante. Muchas gracias, Alejandro

  2. nautrus Says:

    Gracias Alejandro por tu comentario.

    Yo no tengo el material que necesitas pero estoy seguro de que si alguien tiene algo te contactará directamente a tu blog en http://marcelamorelo.blogspot.com/.

    Suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: