El Regreso (Entrevistas en la Pagina de Las Viudas Ultima Parte)

Después de una serie de recitales, Viuda e Hijas tiene un nuevo disco que reedita sus éxitos. A diez años de su aparición, las chicas están por la vuelta.

“Hace diez años, quienes nos dieron cabida fueron todos aquellos que estaban hartos de los pulóveres de vicuña y querían un poco de diversión.  La consigna era: Tiren las ojotas de cuero y cómprense un disco de las Viudas”

Hablan de siliconas, se retocan el maquillaje, corrigen detalles imperceptibles de su atuendo producido y cuidado hasta en las mínimas extravagancias. Son cuatro chicas Almodóvar atropellándose para hablar y correteando de una punta a otra del departamento, en el Abasto: Viuda & Hijas de Roque Enroll está de regreso, como si estos últimos años no hubieran transcurrido. A mediados de la década del ochenta, la banda compartía el fervor del público adolescente con Los Twist, el grupo que lideraba Pipo Cippolatti. Ellas, por su parte (Mavy Díaz – hija de Hugo Díaz- en voz, María Gabriela Epumer en guitarra, Claudia Ruffinatti en teclados y Claudia Sinesi, en bajo), ensayaban un revival de la música y la estética de los años sesenta y tuvieron más éxito del que esperaban.

A los quinceañeros que bailaban sus covers de canciones como “Bikini a Lunares Amarillo Diminuto Justo Justo” o “Lollipop”, pronto se sumaron fans que apenas habían abandonado los pañales. “Siempre tuvimos un público variado y nunca nos propusimos hacer canciones para niños – explica Ruffinatti-. Pero durante un verano en que estábamos de gira por la costa, nos dimos cuenta de que los más chicos nos seguían. A medida que ibamos llegando al teatro en el que teníamos que cantar veíamos una cola larguisima de chiquitos. Pensamos que antes de nosotras había algún espectáculo infantil, pero no: estaban allí para ver a Viuda e Hijas. Era increíble, durante el show, ver las manitos de los nenes sobre el escenario.”

Llegaron a grabar tres discos discos, desbordaron el Luna Park y en 1986 emprendieron, cada una por su cuenta, su propio camino. Estaban en un buen momento de su carrera y la separación se debió más a circunstancias externas (entre ellas, el quiebre de la compañía discográfica) que al deseo de las chicas.
Ahora – y como dice Claudia Sinesi – Viuda e Hijas vuelven a estar “juntas definitivamente”. Todo comenzó el año último, con una presentación en vivo por televisión seguida de un recital cuya repercusión superó ampliamente las expectativas de la banda.

Ahora, después de una serie de actuaciones en el Roxy y un nuevo disco grabado en vivo que recopila grandes éxitos, las chicas estan otra vez en la ruta.

Para eso, hubo que convocar a Mavy, radicada en las islas Canarias desde hace algunos años; distraer de sus tareas como docente de música a Claudia Ruffinatti, que ya va por el séptimo mes de embarazo; interrumpir las clases de violoncello que toma María Gabriela Epumer, y separar de Ulises Butron y su banda, aunque sea por un ratito, a Claudia Sinesi.

“En esta nueva etapa vamos a organizarnos mejor -anticipa Sinesi-. Queremos hacer las cosas bien y sin desprolijidades. Esto no quiere decir que nuestra actividad sea contínua, porque va a tomar un tiempo poner todo en orden”.

“Creo que hace diez años -interviene Mavy-, quienes nos dieron cabida fueron todos aquellos que estaban hartos de los pullóveres de vicuña y querían un poco de diversión.

La consigna, de algún modo, era: Tiren las ojotas de cuero a la basura y comprense un disco de Viuda e Hijas. Y nuestras letras salían de la vida misma. “Me dijeron que te diga”, por ejemplo, fue el resultado de algo que nos paso de verdad. Íbamos a tocar en Montevideo, el alíscafo estaba por partir. María Gabriela había estado comiéndose a besos con su novio en la despedida y, cuando estábamos yéndonos en el barco, se arrima una chica que, con la peor onda, le dice a Gabriela: Me dijeron que te diga que tu novio esta con otra. Por supuesto era mentira, el pibe ni siquiera estaba ahí. Pero Gabriela se puso a llorar todo el viaje y allí nació la canción. La letra cuenta toda la conversación que tuvimos con ella.”

Durante aquellos años las chicas no solo compartían su vocación por el pop, sino también una amistad muy estrecha. “Nos comprabamos todas la misma ropa interior -confiesa Mavy-, salíamos juntas a todas partes y, cuando íbamos a la playa, llevabamos el mismo bikini y los pelos pintados de verde. Es la clase de cosas que una hace con sus hermanas. Yo nunca tuve, así que para mi ellas eran mis hermanitas.”

– Cuando comenzaron, querían imitar la estética de los años sesenta. En esta nueva etapa, una década después, ¿qué quieren?
-¡Tener dieciocho años!

Verónica Chiaravalli
La Nación

Pagina de las Viudas 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: